5 Formas para que tus Trabajadores Amen tu Marca

A lo largo de los años, el esquema tradicional de mercadeo se ha enfocado en buscar que el cliente ame tu marca. ¿Y qué ocurre con tus empleados? El ejemplo empieza por casa y el compromiso genuino del equipo de trabajo hacia la compañía es un elemento tan crucial, como descuidado.

Durante la última década los especialistas en mercadeo se han enfocado en que el consumidor ame cada una de las marcas de la empresa, generando compromiso, lealtad y sobre todo, que compren los productos. Por otro lado, los vendedores se han enfocado en llegar a las metas establecidas por la empresa y tratar de desplazar a su competencia.

Sin embargo, existen vendedores naturales, que incluso pueden llegar a ser mejores que tu fuerza de ventas y con mucha más capacidad de expansión que éstos últimos. Son tus mejores vendedores. Estamos hablando de la totalidad de tus empleados: desde el director de la empresa y el área administrativa hasta el área de manufactura. Es importante preguntarse si realmente los empleados se identifican con las marcas de la empresa que ellos ayudan a fabricar.

Por lo tanto, a continuación 5 consejos que debes seguir para que tus empleados amen tus marcas.

  1. Crear cultura organizacional

Son los hábitos, normas, creencias, valores y experiencias que caracterizan a tu equipo de empleados, dando como resultados un concepto cultural. Conoce todas estas características, pues el comportamiento de la empresa dependerá de la forma en la que se apliquen unas normas u otras, por parte de todos los integrantes. Así que conoce tu cultural organizacional, utilízala para darle vida a tu marca y lograrás compromiso de toda tu organización hacia ella.

  1. Resultados positivos:

Alcanzar los objetivos no es solamente tarea de las diferentes gerencias, sino que es la labor de cada uno de los integrantes de la organización. Comparte esos resultados y únelos a los valores de tus integrantes para lograr positividad en los empleados. Esto hace que se sientan orgullosos y genera un compromiso inquebrantable hacia la marca y la empresa.

  1. Involúcralos en la marca

Para un director de mercadeo no es fácil delegar la selección de un logo para la marca, por completo en los empleados. Entendemos esa situación y por eso no estamos sugiriendo que sea así, sin embargo considera que algunos otros aspectos sean consultados con los integrantes de la empresa. Sólo el hecho de ser consultados, generará lealtad por dicha marca. Si consideras que algo de lo que ellos mencionaron es una buena idea, no dudes en colocarlo en tu marca: te impresionará lo que esto logrará en tu equipo.

  1. Deja que tus empleados se expresen libremente

En muchas oportunidades las empresas tienen la tendencia de utilizar políticas para canalizar las expresiones de sus empleados y controlar su clima organizacional. Nada más alejado de la realidad que esto. Deja que tus empleados se expresen libremente acerca de tus marcas y escúchalos. Muchas veces podrás obtener sugerencias de cómo mejorar la calidad de tus productos o la valoración de tu marca. Recuerda que ellos están fabricando lo que lleva TU marca.

  1. Traslada tu marca a su familia

La familia es lo más importante para la mayoría de tus empleados. Expande tus horizontes mediante ellos. Si tus empleados se identifican con tu marca, así lo harán su familia, amigos y allegados. Seduce ese inmenso potencial que se encuentra en tu entorno diario, motivándolos e involucrándolos en eventos recreativos que tengan tu marca.

En conclusión, logra que los integrantes de tu organización tengan confianza y sentido de pertenencia a través de la comunicación, esfuerzo compartido y apoyo a cada uno de estos colaboradores, para que así lleguen a amar tu marca.

Mejora del Desempeño mediante las Competencias Correctas

El éxito de una organización depende, en gran medida, de la calidad del factor humano que existe dentro de la compañía. No hablo de clases sociales, nacionalidades, títulos universitarios o grado de estudios. Me refiero a las competencias que los empleados tienen y cómo la organización las aprovecha para el beneficio de todos en ella.

Ahora bien, ¿qué son las competencias? Son los comportamientos o actitudes que buscamos que el empleado tenga dentro de la empresa. Estas competencias, a diferencia de los conocimientos técnicos, no siempre son tan fáciles de detectar o medir. Es un reto identificarlas en su experiencia laboral, el tipo de estudios o las certificaciones que tienen y más.

Para ser un poco más claro: si buscamos a un nuevo colaborador para un puesto de control de calidad, sería preocupante que un ingeniero industrial no tuviera este tipo de conocimientos, dado que es una de las asignaturas que se tienen en sus estudios.

Por otro lado, ¿cómo podemos saber si esa persona sabe comunicarse adecuadamente o si prefiere trabajar solo o en equipo? ¿Cómo identificar si se siente cómodo supervisando equipos?, ¿o si es minucioso en su trabajo; apto para estar frente al cliente, o si le gusta estar dentro de una oficina?

Este tipo de comportamientos o competencias, que son en ocasiones más importantes que los conocimientos tácticos, no son fáciles de detectar e identificar en una entrevista o en el CV que recibimos de un posible candidato.

Una excelente noticia es que hoy en día existen herramientas que por $200 pesos o menos, nos pueden ayudar a identificar con un 93% de certeza si un candidato cuenta con las competencias que estamos buscando para un puesto.

Identifican en cuáles competencias se encuentra bien preparada cada persona, y en cuáles le hace falta ayuda. También dan una guía detallada de cómo ayudar a este candidato a perfeccionar las competencias que estamos buscando que tenga o desarrolle.

Este tipo de herramientas también son de gran utilidad para trazar un plan de carrera y saber hacia dónde es mejor que una persona crezca dentro de la organización. Asimismo ayudan a mejorar el ambiente de trabajo, y así tener más contentos a los empleados, lo cual significa una empresa más productiva.

Los beneficios antes mencionados se pueden obtener con estas herramientas, que permiten conocer detalladamente las competencias más fuertes de cada colaborador. Los responsables de los recursos humanos lograrán que las competencias naturales del empleado ayuden mejorar su desempeño.

Así aumentará la productividad, su propia comodidad y cada uno estará contento con lo que hace. Esto también crea una mayor lealtad y sentido de pertenencia hacia la compañía y reduce el nivel de rotación de los empleados.

¿Alguna vez pensaron que por tan solo $200 pesos pudiéramos comenzar a crear tantos cambios en nuestras organizaciones?

Si les interesa contar con más información sobre este tipo de herramientas, los invito a que exploren a detalle nuestra página. Si necesitan más información, los invito a que dejen sus datos y dudas en la sección de comentarios de este artículo, donde con gusto las contestaré y me pondré en contacto con ustedes a la brevedad.